Comuniones

Las fotos tienen que mostrar al niño de una forma natural, que él no note que le estoy fotografiando. Para ello, suelo quedar unos días antes para conocerlo mejor y saber cuáles son sus hobbies. El día del evento haremos una sesión fotográfica antes de la ceremonia y en exterior para que el protagonista pueda mostrarse tal y como es, y que yo pueda captarle en acción. Después haremos otra sesión, primero con el traje y luego sin él. Lo importante es que el niño esté cómodo y sea natural para captar su personalidad y sus emociones.